Un análisis detenido sobre el guion de pulp fiction

Pulp Fiction es una película estadounidense del renombrado Quentin Tarantino, protagonizada por John Travolta, Uma Turman, Bruce Willis y Samuel L. Jackson. Una de las características de esta película es su peculiar combinación de humor y violencia, catalogada comúnmente por analistas como irónica. Su alusión marcada a la cultura poco es otra de las características de este largometraje, que además, fueron usadas ampliamente en películas posteriores a esta, convirtiéndolo en un cliché del cine. En general, la película es bastante característica ge los años noventa, resaltando además por el guion de pulp fiction, que fue escrita entre el mismo Quentin Tarantino junto a Roger Avary.

Premios obtenidos

Premios obtenidos
Premios obtenidos

Pulp Fiction, además, marcó el estilo que Quentin Tarantino usaría en sus próximos títulos de éxito, además de valerle premios como la Palma de Oro, un Globo de Oro y demás galardones, además de ser nominado a al menos 7 categorías en los premios Oscar, de las que ganó una al mejor guion original. Este premio no ha sido porque sí, sino porque verdaderamente destaca en este sentido, pues resulta seductor al espectador el oír líneas que, además de estar presente en una historia de acción, consigue entretener y dar rasgos de comedia.

El argumento de la película se centra en la relación que existe entre los protagonistas y los posteriores sucesos que los involucra. La obra de cine inicia con una pareja de criminales, que son Pumpkin y Honey Bunny, ambos interpretados por Tim Roth y Amanda Plummer, quienes conversan sobre un tema ‘laboral’. Mientras conversan sobre ello, consideran asaltar la cafetería en donde están, pactando su decisión con un beso. Este suceso marca el inicio de toda la película. Luego de los créditos, el argumento se centra en Vincent Vega y Jules Winnfield, interpretados por John Travolta y Samuel L Jackson.

Ambos conversan mientras van en un auto sobre las experiencias de Vincent en Ámsterdam en relación a la venta y consumo de drogas y dialogaban sobre aspectos como las diferencias de las mafias de droga entre Ámsterdam, América y Europa. Luego de ello, se dirigen a una habitación mientras siguen conversando, pues deben encontrarse con la esposa de su jefe, Marsellus Wallace, interpretad por Ving Rhames. La reunión es para conversar sobre la recuperación de un maletín que fue presuntamente robado. Vincent descubre la ubicación del maletín, y lo revisa rápidamente. La situación se torna violenta por el hecho de que el maletín estaba en la habitación y no perdido, como alegaban.

Momento cumbre en la trama

 

Momento cumbre en la trama
Momento cumbre en la trama

La esposa de Marsellus Wallace se llama Mia Wallace, interpretada por Uma Turman, a quien Vincent debe llevar a cenar posteriormente. Antes de irse a cenar con Mia, Vincent compra 3 gramos de heroína, consume un poco y guarda lo demás en su abrigo. Durante su cena, se crea mucha química entre Vincent y Mia que posteriormente se traduce en tensión sexual. Ya en el hotel, Vincent entra en el baño y aprovecha para razonar sobre la situación presente, mientras que Mia revisa el abrigo de Vincent, encontrando la heroína.

Mia la consume completamente pensando que es cocaína, produciéndose una sobredosis. Inmediatamente él la lleva a donde su vendedor de drogas para que le auxilie. La historia continua, incluyendo los eventos que desencadenan la etapa cumbre de todos los personajes. Vincent, Jules y su jefe Marsellus, son secuestrados a causa de una estafa hecha por Butch Coolidge, interpretado por Bruce Willis. El secuestro ha sido dirigido por Zed, interpretado por Peter Greene, quien además, quería hacerse con el control de la mafia mediante su manifestación de dominio sodomizando y violando a Marsellus.

El desenlace de la película ocurre cuando Vincent y Jules logran escaparse y deciden rescatar a Marsellus, quien aún no había sido violado por Zed. La situación se revierte inmediatamente, com Marsellus en control, quien amenaza a Zed con violarle y sodomizarle si no se retractaba de sus intenciones. En este punto de la película, Marsellus usa una de las frases más características que de hecho le dieron fama a su intérprete, que es “practicaremos el Medievo con tu culo”. Zed se retira y deja los Ángeles, dándole completa potestad a Marsellus sobre sus actividades de mafia. La película termina en la cafetería en donde ocurrió la escena que inició toda la película.

Varias partes forman un todo

Varias partes forman un todo
Varias partes forman un todo

Una de las características que se puede notar en la muy breve reseña del argumento de la película, es la de referirse a toda la historia por fragmentos de eventos aparentemente aislados que en realidad están estrechamente relacionados. El guion de pulp fiction hace mucho uso de los flash-backs y flash-forwards en todo momento y termina por notarse la agudeza de Quentin Tarantino al momento de encajar todas ellas en el argumento que es esta película, caracterizado especialmente por su coherencia. El inicio de la película, aparentemente sin relación, tiene un propósito adicional al de ser una mera secuela.

Este propósito es el de crear un interés en el espectador para que se adentre en la película misma. El guion de pulp fiction siempre busca lograr el interés en muchas otras partes de la trama. Luego de este primer flash-forward, siguen eventos que son cronológicos en función del flashback de la escena inicial. El primero es el de la salida entre Vincent y Mia, como se mencionaba en el recuento anterior. La secuencia siguente, como se hace ver en el guion de pulp fiction se enfoca en otro momento en donde Marsellus conoce a Butch Coolidge, quien más adelante le estafa y lo pone a merced de Zed.

El final de esta última secuencia del guion de pulp fiction es el que desemboca en la escena inicial de la película, como ya se explicó, que además, culmina con la intervención de Vincent y Jules, quien había estado considerando retirarse de las actividades de la mafia. El final del guion de pulp fiction consiste en una oportunidad dada por Vincent y Jules a los atracadores Pumpkin y Honey Bunny, que se disponían a asaltar la cafetería. Ninguna de las escenas se siente suelta en ningún momento de la trama sino coodependientes, haciéndola una obra maestra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *