La travesía de las bombillas de equivalencia LED Halógena en tu hogar

La tecnología de equivalencia LED Halógena como solución a muchas de las necesidades de iluminación, son una tendencia hoy en día, considerando que los costes energéticos son relativamente altos en la mayoría de los países, y que además, su proveniencia es del uso de recursos no renovables contaminantes como el petróleo y el carbón mineral, cuyas emisiones de dióxido de carbono suponen un nivel de contaminación que estamos procurando revertir. Un ahorro energético, sea por aligerar el pago de la factura mensual, por contribuir con el ambiente o ambas, puede lograrse mediante tecnología LED y sus derivadas, como la que se mencionó al inicio del párrafo.

Antecedentes de la equivalencia LED Halógena

Antecedentes de la equivalencia LED Halógena
Antecedentes de la equivalencia LED Halógena

La equivalencia LED Halógena tiene un antecedente técnico que es la luz halógena. Ésta de hecho nació como una alternativa comercial a los aun comercializados bombillos halógenos que también se catalogan como iluminadores de bajo consumo, El principio fundamental es el de aislar el filamento que genera la luz de los gases alrededor, por lo que mejora su eficiencia y su vida útil. Esto se logra reduciendo el tamaño de la bombilla y asegurarse que el filamento esté en equilibrio químico con los gases dentro de dicha bombilla.

La calidad de la bombilla contenedora tiene que mantener su calidad a lo largo de los años y a raíz del calor emitido al iluminar, puede producirse la vitrificación de bulbo tan solo con exponerse a materiales como el sudor de los dedos. Es normal que los fabricantes diseñen las bombillas halógenas en función de ello, dando como resultado, diseños de doble bulbo, en donde el externo es el que puede entrar en contacto con cualquier cosa, salvaguardando la durabilidad del interno. Para manipular bombillas halógenas, conviene usar utensilios adicionales como guantes especiales, pues es bastante la cantidad de calor que generan al estar funcionando.

Existen muchas aplicaciones a este tipo de bombillas, que en general son industriales, pues además de permitir el ahorro de electricidad, también proporcionan una luminosidad tremenda, que es importante para entornos de trabajo que deben ser iluminados como salas de fabricación, de reparación de utensilios, de servicio técnico, e inclusive oficinas. Un hecho interesante en este sentido es que compite con otras formas de iluminación como la Incandescente, aunque en condiciones particulares, las halógenas pueden rendir un poco más y por último, también compite con las de equivalencia LED Halógena, que consiguen un resultado equivalente pero a partir de circuitos LED, que son en principio muy diferentes a las halógenas y a las incandescentes.

Aplicaciones para el hogar

Aplicaciones para el hogar luz led
Aplicaciones para el hogar luz led

Sea la tecnología de equivalencia LED Halógena, las mismas bombillas halógenas o las incandescentes, su presencia en el hogar es innegable, pues son una excelente solución para el ahorro de energía como ya se ha mencionado anteriormente. Las soluciones de equivalencia LED Halógena pueden venir como parte de la remodelación de una nueva cocina, o como parte de una lámpara nueva para la sala de estar. Las aplicaciones para el entorno del hogar son variadas y van en función de la ambientación y del ahorro energético.

Uno de los inconvenientes con la equivalencia LED Halógena son la durabilidad y la iluminación. No siempre suelen dar suficiente luz, o bien la dan en una apertura que es demasiado pequeña. Las luces halógenas suelen iluminar en aperturas de entre 90 y 120 grados en concordancia con su diseño, las de equivalencia LED Halógena brindan rangos de entre 30 y 70 grados, y para ciertas aplicaciones, esto puede llegar a ser frustrante. Otro de los factores que hay que considerar es la vida útil, y no la referente a horas de luz sino a la calidad de fabricación y a la marca.

Estos factores tienden a reducir radicalmente la durabilidad indicada por el fabricante, que en términos de garantía, tendrían que cumplirse, pues se trata de una ‘promesa’ de calidad. Dentro de tantas marcas disponibles en el mercado, una de las consideradas durables y responsables en el cumplimiento del mínimo de calidad es Grenandco, que en general se distribuye en tiendas autorizadas y responde a su garantía con un producto nuevo. Otra es Energy Bright que ofrece productos de calidad, aunque están más presentes en tiendas webs. Otra marca de calidad de productos es V-TAC.

Diferencias de marcas y modelos

Diferencias de marcas y modelos
Diferencias de marcas y modelos

Escogiendo las marcas y los modelos adecuados, los productos de equivalencia LED Halógena pueden brindar unos resultados más que aceptables, junto a ventajas como entornos más frescos y un ahorro importante de energía. Una de las desventajas de las bombillas halógenas es la importante producción de calor, que no es ideal para habitaciones pequeñas, salvo que estés en invierno. Uno de los inconvenientes característicos de las lámparas de equivalencia LED Halógena es el retraso de encendido, que no es uniforme en todas las bombillas, aunque en realidad esto es muy dependiente de la percepción personal de cada persona. Si no se consigue molesto el retraso de encendido, no tiene por qué ser un inconveniente.

Otro de los inconvenientes es la temperatura de la luz, que no es uniforme entre los productos de diferentes marcas y aun se consiguen diferencias entre modelos del mismo fabricante. El resultado es una iluminación no óptima que afecta sobre todo en conceptos de hábitat en donde la iluminación produce un efecto determinado o hace énfasis en algún elemento dentro del entorno. Las diferencias lumínicas entre las bombillas van en un rango desde la luz blanca hasta una luz amarillenta, que puede corregirse sustituyéndolas por un mismo modelo.

En caso de que un usuario tenga un problema similar al del párrafo anterior, sustituir las bombillas puede hacerse a partir de un proceso progresivo, que es ideal si el presupuesto es reducido. Lo primero es identificar las bombillas con temperaturas de luz diferentes y luego se agrupan, para controlar mejor la forma de iluminación. Luego se irían sustituyendo las bombillas poco a poco hasta que se consiga uniformidad en la iluminación. Es imperativo decantarse por el fabricante y el modelo de bombilla LED que da el resultado deseado, para que la iluminación pueda ser homogénea en un 100%. Si se desean variaciones de temperatura, es recomendable que sea a partir de un análisis y una selección minuciosa de modelos con la temperatura ideal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *