La bombilla halógena dicroica es una excelente opción

Las bombillas halógenas y las LED son la tendencia hoy en día en cuanto a iluminación, por ser de las más ahorradoras en cuanto a electricidad, cosa que es necesaria en muchos países del mundo, en pos del combate contra el recalentamiento global y como estrategia para afrontar los altos costos de la electricidad en algunas naciones. Dentro de muchas de las opciones disponibles, la bombilla halógena dicroica es una de las tendencias, sobre todo para el uso en el hogar, y como alternativa de iluminación para espacios pequeños, pues este tipo de bombillos, tiende a irradiar menos calor.

La emisión de calor es importante en una bombilla

bombilla halógena
bombilla halógena

Antes de entender el porqué de la producción ‘menor’ de calor de la bombilla halógena dicroica, hay que entender el principio fundamental del bombillo halógeno. Este es una variante de la bombilla eléctrica inventada por Tomas Edison en el siglo XIX, que consiste en un filamento de tungsteno en medio del circuito eléctrico, aislado en un bulbo de cristal lleno de un gas inerte. El filamento de tungsteno, produce resistencia al paso de la electricidad, produciendo luz visible y calor. Los bombillos eléctricos actuales, consumen alrededor de 100 Watts de electricidad para producir luz en una intensidad ‘estándar’.

El principio fundamental de la lámpara halógena es la misma que el de la bombilla eléctrica, con diferencias importantes en la forma en la que se produce la luz. En pocas palabras, una lámpara halógena funciona más eficientemente gracias a un diseño diferente en su estructura. Ésta consiste en 2 bulbos en total, que están una dentro de la otra. La interna es la que contiene el filamento de tungsteno que al igual que el bombillo eléctrico, está aislado en gas inerte para que pueda funcionar, pero además, contiene pequeñas cantidades de un no metal halógeno, como el yodo o el bromo.

Cualquiera de estos dos elementos, cumple la función de reaccionar químicamente y en forma reversible con los átomos de tungsteno que se llegan a evaporar. Los yoduros y bromuros resultantes, devuelven su parte de tungsteno al filamento, evitando que se degenere con el tiempo. Esto forma un ciclo infinito que es el responsable de la durabilidad del filamento. El bulbo interno está hecho de cuarzo, que resiste mejor las altas temperaturas y que debe ser aislada para que ningún elemento foráneo produzca su vitrificación y su posterior debilitamiento. Esto es logrado mediante el bulbo externo que completa la estructura básica de una bombilla halógena.

¿Para qué sirve el recubrimiento dicroico?

bombilla halógena dicroica
bombilla halógena dicroica

La bombilla halógena dicroica agrega un elemento adicional a la estructura general de la bombilla halógena, y es una base reflectora que contribuye a distribuir mejor la luz, sin que con ello se redirija el calor producido durante la iluminación. El recubrimiento dicroico es el responsable de esto, pues es un material reflejante de la luz visible pero no de la radiación infrarroja, que es en donde se encuentra el calor. La bombilla halógena dicroica puede adquirirse como cualquier otro bombillo halógeno aunque visiblemente identificado y recomendado cuando determinadas circunstancias domesticas lo requieren.

Una de las características que los compradores tienen que considerar antes de adquirir una bombilla halógena dicroica es que el cono de iluminación es más pequeño que las bombillas de diseño general, por lo que los resultados obtenidos son de una iluminación puntual. Esto es indicado cuando se usarán para realizar iluminaciones focalizadas, que no necesariamente son hacia objetos decorativos, sino como solución de iluminación en ciertos contextos decorativos, como por ejemplo aquellos que iluminan secuencialmente las paredes de una habitación, o como una forma de iluminar sectores particulares de una habitación, es decir, crear una iluminación más focalizada.

Pese a que las bombillas halógenas dicroicas parecen ser una de las soluciones más fantásticas en el contexto de la iluminación, existen opciones que deben considerarse, en vista de que el avance tecnológico ha terminado por producir productos más a la medida y con resultados más que aceptables. Una de estas opciones son las lámparas LED, que consumen inclusive menos energía que las halógenas, cosa que tiene mucha importancia por las razones previamente mencionadas y un aspecto interesante, es que son productos encontrados en las mismas presentaciones que las opciones tradicionales.

Diferencias entre los tipos de bombilla

Diferencias entre los tipos de bombilla
Diferencias entre los tipos de bombilla

Al comparar las bombillas halógenas convencionales y las dicroicas con las bombillas LED, se obtienen una serie de beneficios que no pueden ignorarse. Una de ellas es que el requerimiento energético es bastante menor traduciéndose en un consumo reducido, que puede llegar a ser hasta un 80 por ciento menos. En vista de que se utiliza menos potencia de luz para iluminar, el filamento de tungsteno y los demás componentes, son forzados en menor medida y aumentan su durabilidad. La luz generada por un bombillo halógeno dicroico, tiene las características de iluminar más uniformemente, de tener mayor nitidez, permitir la apreciación de colores con mayor nitidez y dar una potencia de luz mayor que la convencional.

Para explicar un poco mejor el tema de la iluminación, puede usarse una comparativa sencilla. Una bombilla halógena dicroica de un ángulo de 36 grados de iluminación, puede producir unos 770 lúmenes de intensidad de luz, que serían unos 21 lúmenes por grado de apertura, gastando además en promedio, unos 50 Watts de electricidad. Un bombillo LED equivalente, puede lograr 1245 lúmenes en un ángulo de 38 grados, que serían unos 33 lúmenes por grado de apertura, usando tan solo 7 Watts de electricidad. ¿Qué significan todos estos datos?

Significan que una bombilla LED equivalente a una bombilla halógena dicroica, es 50 por ciento más efectiva en iluminación, es decir, 2 bombillas LED iluminan lo mismo que 3 halógenas dicroicas. En el término eléctrico. Las bombillas LED usan solo el 14 por ciento de la electricidad que usa una bombilla halógena dicroica, es decir, una séptima parte apenas. La electricidad que alimenta a una bombilla halógena dicroica, puede alimentar a 7 bombillas LED equivalentes. El ahorro energético es abismal, obteniéndose con ello el mismo resultado de iluminación. Mientras la tecnología LED se perfeccione, será común que te consigas con modelos de poca durabilidad y con retardos de encendido, pero vale la pena lidiar con ello, si el ahorro energético es considerable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *