Imprimir con iPad con Air Print o sin Air Print

Nada es más llamativo que imprimir con iPad un documento o una fotografía, haciendo notar nuestra gran pieza de tecnología. Las funcionalidades de los dispositivos móviles ahora han ido más allá de características como una fantástica cámara o una pantalla de calidad. Muchas personas se decantan por comprar ciertos modelos por su aplicabilidad en ciertas situaciones. Imprimir un documento puede llegar a ser una tarea crítica dentro de un contexto de productividad en donde se carezca de ordenador y cuya posibilidad de ejecución recaería en una funcionalidad como la mencionada.

Imprimir con iPad
Imprimir con iPad

La funcionalidad de imprimir con el iPad es en respuesta a la popularidad creciente del concepto de dispositivo conectado. Todos buscamos siempre la practicidad por encima de todos, y dispositivos como los iPads son populares entre personas de elite administrativa por sus capacidades de conectividad, de acople a la infraestructura informática de su entorno de trabajo y por su flexibilidad al momento de adaptarse para complementarse de muchos otros recursos. La cuestión es que se pueden hacer muchas cosas, que no necesariamente son complejas pero que son parte de la forma de trabajar de muchos oficinistas. Tomar notas rápidas es una de ellas o manejar el correo electrónico con adjuntos.

Imprimir a distancia con iPad

Imprimir a distancia
Imprimir a distancia

Los cargos administrativos que requieren una movilización constante, impiden la impresión inmediata de documentos compartidos mediante e-mails empresariales, es común además que se necesiten imprimir inmediatamente aun si el directivo no se encuentra en su oficina. ¿La solución? Imprimir desde el mismo dispositivo a la impresora de la oficina. Soluciones exclusivas para dispositivos Apple como Air Print, permiten lograr esto de manera rápida y sencilla. Solo es requisito que haya un iMac intermediando entre el iPad y la impresora inalámbrica compatible con Air Print, o bien una conectada mediante una conexión USB.

Air Print es una característica reciente de Apple, que ha sido incluida en todo su ecosistema, para permitirles a sus consumidores imprimir con iPad o con iPhone desde cualquier lugar, siempre que cuenten con una conexión a internet. Una de las contras es que se requiere de una gran inversión, precisamente porque depende de un ecosistema establecido. Air Print depende de dispositivos de Apple y elementos compatibles como una impresora que de soporte a esta característica. Si todos los elementos están presentes como una iMac con OSX que al menos sea la versión Mavericks, una impresora con compatibilidad Air Print e imprimir con iPad, iPhones o iMacs.

Una alternativa a imprimir con iPad o cualquier otro dispositivo de Apple, es basarse en soluciones de otros fabricantes, que si suelen ser más flexibles en cuanto al ecosistema. Las soluciones de otras compañías como Google y HP, permiten el uso de elementos e infraestructura existente, haciéndose flexible y encajando con los recursos con los que una compañía o un entorno de productividad ya cuentan. Con ello se posibilita el ahorro de recursos de una manera sustancial, pues adquirir todo lo necesario para usar una característica como Air Print, implicaría hacerse con equipamientos costosos.

Alternativas económicas de impresión

Alternativas económicas
Alternativas económicas

De todas las soluciones posibles como alternativa económica, destacan 2 en concreto. Una de ellas proviene de la marca de impresoras más importante a nivel internacional: HP. Su solución se llama ePrint, que es especialmente efectiva y funcionando mediante el uso de un correo electrónico para enviar los trabajos de impresión. La contra es que es una tecnología solo compatible con sus modelos de impresoras, que pese a ser una situación parecida a la descrita con Apple y Air Print, no resulta tan costoso implementarla. La otra es Google Cloud Print, que si bien es compatible con cualquier tipo de impresora, requiere que las impresiones se hagan mediante Chrome y dentro de la interfaz web.

Para tomar una decisión entre ambas tecnologías, y posibilitar el imprimir con iPad o cualquier otro dispositivo sin que esto implique grandes costos en recursos, es conveniente analizar cómo funcionan las soluciones. ePrint de HP requiere de impresoras compatibles, funcionando en base a un correo electrónico al que se enviarán los trabajos de impresión. Los servidores de HP analizarían el contenido de dichos correos y los convertirían en trabajos de impresión, que son enviados desde sus servidores hacia las impresoras asociadas. La ventaja en este sentido es que se pueden realizar impresiones desde cualquier dispositivo que pueda enviar un correo electrónico.

Si no contamos con impresoras HP y si nuestros recursos son limitados como para destinarlos a la adquisición de nuevos elementos, podemos apoyarnos en Google Cloud Print. El único requisito, como ya se ha mencionado, es enviar los trabajos de impresión a través de Google Chrome. Lo primero es crearse una cuenta de Google para vincular a ella nuestras impresoras, que puede ser cualquiera. La cuenta es la misma de correo electrónico, y solo hay que agregar la impresora a la lista en Cloud Print a través de las preferencias del navegador.

Imprimir con el navegador

Imprimir con el navegador
Imprimir con el navegador

Para realizar la impresión, solo hace falta hacerlo mediante la interfaz del navegador, que ya de por si es algo familiar para la mayoría de los usuarios. El hecho de que las impresiones se realicen mediante el navegador, permite el uso de Cloud Print desde cualquier dispositivo, pues Google Chrome es multiplataforma, y sin limitarse a sistemas operativos de ordenadores, sino que además de ser –casi –el navegador predeterminado de Android, también está presente en plataformas como las de iOS de Apple. Pero, ¿Qué hacer si se desea imprimir un documento local y no un elemento que está en internet?

La respuesta consiste en varias alternativas, las primeras consisten en el uso de servicios mismos de google como Google Drive. El primer paso sería almacenar los documentos en Google Drive, para posteriormente ser impresas mediante Cloud Print. La segunda es apoyarse en visores de documentos online, como en el caso de Office 365 de Microsoft. Estando el documento visualizado desde el navegador, solo queda realizar los pasos de impresión habituales, seleccionando la impresora asociada a Cloud Print. De cualquier modo, y en casos en donde no se cuente con una conexión a internet y se cuente solo con una red local, se puede acudir a soluciones como los adaptadores de impresoras a WiFi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *