Conoce lo necesario sobre la hernia discal L5-S1

Sabemos que la hernia discal L5-S1 está entre una de las más comunes como causa de afecciones a la columna y al nervio ciático. Ocurre por el desplazamiento del disco vertebral mencionado sobre su siguiente, que es una vértebra sacra. En este punto, el nervio ciático es presionado produciendo su irritación y a partir de ello, es que se generan los dolores característicos. Las causas más comunes de la hernia L5-S1 es por la vejes, pues esto supone un desgaste natural de los tejidos conectivos. A causa de este desgaste es que ocurre en desplazamiento de las vértebras y consecuentemente las hernias.

Síntomas de la hernia discal L5-S1

hernia discal L5-S1
hernia discal L5-S1

Las hernias suelen aparecer en el disco L5-S1 aunque no de forma exclusiva, pues lo mismo puede suceder con la vértebra L4-L5. Estas hernias pueden producir pinzamiento de los nervios circundantes aunque los más vulnerables son el L5 y el S1 para el caso de la L5-S1. Uno de estos nervios es el L5, cuyo pinzamiento puede producir síntomas como la debilidad de la extensión del dedo gordo del pie afectado, y en algunos casos, se ve afectado también el tobillo. Esto es conocido como caída del pie.

También pueden ocurrir otros síntomas también típicos aunque menos probables como el entumecimiento y cierto grado de dolor en la parte superior del pie que a su vez puede irradiarse hacia el glúteo. Otro de los nervios que pueden verse afectados es el nervio S1, cuyo pinzamiento puede causar perdida del reflejo del tobillo o debilidad al impulsarlo. Un síntoma relacionado a esta pérdida de reflejo es la incapacidad para levantar los dedos de los pies. Adicionalmente, ocurren otros síntomas secundarios como entumecimiento y dolor que puede irradiarse hacia la planta del pie o hacia su exterior. Pese a ser síntomas concretos y documentados, es siempre preferible que se haga un diagnostico por parte de un médico especializado.

Causas que originan la hernia

hernia discal L5-S1 causas
hernia discal L5-S1 causas

Las causas de la hernia en la vértebra L5-S1 son muy relacionadas con el envejecimiento aunque también puede darse por traumatismos severos como los que pueden ocurrir en accidentes de tránsito, laborales e inclusive en el hogar. El efecto de la vejes es el más probable y es el que termina por afectar a la mayoría de la población a edad avanzada. El desgaste de las vértebras por la edad tiene su fase inicial en la perdida de líquidos, que producen la deshidratación del anillo exterior que es duro y le da estructura al disco.

Esta deshidratación provoca que el núcleo interior del disco sobresalga, dándose así una condición llamada disco protuberante, que es una fase previa a la hernia. Si la degeneración continua o si es constante una presión en la columna, el disco interno puede llegar a salirse del anillo, produciéndose una protuberancia. Esta es la llamada hernia y es la que presiona los nervios más próximos produciendo la sintomatología clásica descrita en los párrafos anteriores y lógicamente en dependencia del nervio afectado. Aun cuando las hernias pueden darse en cualquiera de los discos vertebrales de la columna, los más probables a sufrir de estas afecciones son las L4 y L5-S1.

Ejercicios para aliviar el dolor

hernia discal L5-S1 ejercicios
hernia discal L5-S1 ejercicios

Los ejercicios son un excelente mecanismo para contrarrestar los síntomas como el dolor y el adormecimiento que ocurren por una hernia discal L5-S1. La intención es fortalecer en la medida de lo posible los tejidos circundantes para estabilizar la hernia y reducir el dolor producido. El principio fundamental de los ejercicios es apoyarse en reforzar sobre todo los músculos de la espalda que son los que mayor soporte pueden aportar en estas situaciones, por lo que son clave como tratamiento complementario a los medios tradicionales que suelen basarse en medicación y en algunos casos, cirugías.

Los ejercicios para hernias discales L5-S1 deben tener además ciertas características como una respiración adecuada que debe consistir en ser tranquila y pausada. Algunas personas recomiendan que se realice la inhalación por la nariz y la exhalación por la boca. El tiempo dedicado también es importante, tomando como punto de partida su realización durante un periodo que oscile entre 10 y 12 minutos. Conforme aumente la resistencia, el paciente iría aumentando el tiempo de dedicación hasta llegar a regímenes de entre 30 y 40 minutos. Sea cuales quiera el tiempo de dedicación, es reglamentario que los ejercicios se practiquen 5 días a la semana.

Uno de los ejercicios más practicados es el que consiste en llevar la rodilla al pecho de manera alternada. Este ejercicio es ideal por su comprobado fortalecimiento de la espalda baja. Se recomienda su práctica en cantidad de series acordes a la fortaleza física y con intervalos de descanso de unos 20 segundos. Otro de los ejercicios recomendados es el de las contracciones abdominales isométricas que consiste en doblar las rodillas en un ángulo de 45 grados mientras se está acostado boca arriba en una superficie firme. Mientras se mantiene esta postura, hay que contraer el abdomen para luego aplanar la espalda contra el suelo.

Otro de los ejercicios para las hernias L5-S1 es el llamado Superman en cuadrúpeda, que consiste en arrodillarse y colocar las manos en suelo, para posteriormente levantar una pierna y un brazo hasta alinearlos con la espalda. Hay que procurar que el brazo sea del lado contrario al del pie, por ejemplo, escoger el pie derecho con el brazo izquierdo y viceversa. Un tercer ejercicio sugerido es el Superman, que consiste en acostarse boca abajo y contraer los músculos de la espalda hasta levantar los brazos y las piernas como si se quisiera llevarlas hacia arriba.

hernia discal L5-S1 ejercicios recomendados
hernia discal L5-S1 ejercicios recomendados

Un cuarto ejercicio es el llamado El Perro y el Gato, que consiste en flexionar el torso mientras se está en posición cuadrúpeda. La idea es curvar hacia arriba el torso para luego volver a la posición inicial. El quinto ejercicio es el llamado La Efigie, que consiste en levantar el torso hacia arriba mientras se está acostado boca abajo. Se levanta el torso con la ayuda de los brazos y como con la intención de buscar mirar hacia arriba. Existen muchos otros ejercicios recomendables aunque se deja en claro que ciertas prácticas como el yoga   y el pilates, no darán resultados beneficiosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *