Los lúmenes halógeno 50W ¿por qué varían?

El tema del ahorro energético se ha convertido en algo concerniente para la mayoría de personas en el mundo, en especial en los países, donde el coste de la electricidad es real y no subsidiado, por ser un servicio vendido por compañías privadas.

En algunas naciones, está prohibido el uso de bombillas tradicionales de tungsteno, por tener un alto consumo de electricidad, logrando una iluminación estándar de entre 1000 y 1200 lúmenes con el uso de 100 Watts. Los lúmenes halógeno 50W por ejemplo, proporcionan la misma luminosidad por la mitad de Watts, e inclusive, existen modelos de 20W que pueden lograr esa iluminación.

¿Cómo funcionan las bombillas alógenas?

lúmenes halógeno 50W
lúmenes halógeno 50W

En primer lugar, hace falta explicar que son las bombillas halógenas y porqué son más eficientes energéticamente. El principio fundamental de la lámpara halógena, es el de estar constituida del tradicional filamento de tungsteno dentro de una burbuja de vidrio de cuarzo llenada con gas inerte. Esto permite que el tungsteno pueda funcionar con mucha mayor eficiencia y sin deteriorarse, por lo que la expectativa de vida útil es mucho mayor, y puede producirse luz con menor cantidad de energía, en comparación con otras soluciones de iluminación.

Una cualidad interesante es la existencia de un metal halógeno dentro del gas inerte de la bombilla, que es la responsable del llamado ciclo halógeno y es la que extiende considerablemente la vida útil de una bombilla halógena. Los halógenos más usados son el Yodo y el Bromo, que reaccionarían con el tungsteno evaporado durante su vida útil, formando halogenuros gaseosos, que se depositarán en las partes más frías del filamento. En este punto, la reacción química que dio origen a los gases halogenuros, es revertida, devolviendo el tungsteno al filamento, extendiendo su vida útil y reiniciando el ciclo mencionado.

Debido a una mayor eficiencia de consumo energético y de producción de luz, las lámparas halógenas pueden tener una mejor temperatura de color y mayor eficacia luminosa. Uno de los factores a considerar es el hecho de que funciona a temperaturas bastante más elevadas que las bombillas tradicionales, por lo que manipularlas mientras están en funcionamiento, requieren utensilios especiales. Esta también es la razón por la que la bombilla interna está hecha de vidrio de cuarzo, pues puede resistir mejor el calor, aunque no puede entrar en contacto con otros materiales, para evitar su vitrificación. Por ello es que están envueltas en una bombilla más grande.

Aplicaciones de las bombillas

lúmenes halógeno 50W

Las aplicaciones van para cualquier entorno que requiera iluminación, siempre que no se exponga a ninguna persona o mascota al calor irradiado por las bombillas durante su funcionamiento. Los focos halógenos siempre han sido los preferidos en las industrias y como opción de iluminación en decoraciones, aunque últimamente se ha visto su uso en entornos domésticos. Un ejemplo de ello, es como parte de los bombillos de iluminación de una cocina remodelada, por otorgar una sensación de ambiente fino. Particularmente, pueden ser parte de la iluminación de ciertos lugares de la cocina como los paredones y la mesa de bar si la hubiera.

Otra de las aplicaciones es en negocios. Las bombillas de halógeno son ideales para iluminar ambientes, y en casos particulares, las de lúmenes halógeno 50W son indicadas para la énfasis en determinados elementos, como por ejemplo de productos estrella o de ejemplos de aplicación y de uso, como los maniquíes, pues suelen venderse versiones de ángulos de iluminación reducidos para aprovechar al máximo la luz generada. Las oficinas y las industrias también tienen su ámbito de aplicación, que parten de requerimientos como áreas de trabajo y oficinas adecuadamente iluminadas, o como lámparas portátiles para iluminar zonas particulares cuando se requiera.

Pero, más allá de los aspectos técnicos y de las aplicaciones, hay un factor a estudiar que es el que termina siendo relevante, pues es a partir de allí, que entendernos cuales de las variantes de bombillas halógenas son adecuadas para el propósito que deseemos. Hay 3 elementos generales de estas bombillas que deben considerarse, pues una combinación de las 3, nos daría el resultado que necesitamos. Estos factores son el voltaje, el ángulo de iluminación y la cantidad de lúmenes logrados. Mezclados en diferentes proporciones, producirían determinados resultados y en consecuencia, tendrían diferentes aplicaciones.

Proporciones de las bombillas

lúmenes halógeno 50W

La proporción es así: Entre más watts de potencia y más reducido el ángulo de iluminación, mayor nivel de lúmenes se pueden obtener. Entre mayor sea el ángulo de apertura del foco, menor cantidad de lúmenes se obtendrán, casi indiferente del voltaje. Por lo cual, una bombilla de indefinidos lúmenes halógeno 50W, daría casi 8000 lúmenes para ángulos de 10 grados, decreciendo hasta 1200 y 1500 lúmenes en ángulos de 50 grados. Y si la lámpara fuera de 20 vatios, daría unos 3000 lúmenes en ángulos de 10 grados, decreciendo a unos 1000 o 1200 lúmenes a 60 grados.

Esto significa que las bombillas para iluminación general pueden ser de hasta 20 vatios y brindar una intensidad de luz correcta. Para los casos en los que es necesario hacer énfasis en elementos particulares como decoraciones o productos en exhibición, una lámpara de 7000 lúmenes halógeno 50W podría ser más que adecuada, aunque siendo conscientes que éstas generarán más calor que otro tipo de bombillas. Pueden llegar a haber consecuencias como la posibilidad de incendio, si estas bombillas están cercanas a elementos inflamables o incendiarios. Es importante entonces tomar las previsiones adecuadas, para poder aprovechar sus ventajas sin correr riesgos.

Como conclusión, pueden mencionarse un par de ventajas y desventajas. Para las ventajas, es destacable que las opciones de bombillas halógenas, emiten luz más blanca en un 30% con el uso de menos potencia eléctrica, en comparación con las bombillas tradicionales ya prohibidas en algunos países. Son más eficientes energéticamente, además de ser más pequeñas y tienen un periodo de vida útil más larga. Como estas bombillas pueden funcionar con voltajes menores, pueden conseguirse en variantes para redes domésticas y para salidas de 12 voltios, Dentro de las desventajas es de mencionarse que desprenden mucho calor como se ha hecho mención anteriormente, además de despedir radiación ultravioleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *